domingo, 12 de mayo de 2013

Recuerdos de comunión


  Esta mañana los niños polacos estaban de comunión. Siempre me han parecido espantosos los trajes de marinerito, los "va de calle" y los vestidos de comunión, qué horror! En Polonia me pasa lo mismo... los niños parecen papas y las niñas elfas feas.


 Me acuerdo de la mía. Era tradición. El vestido llevaba una especie de volantes verticales...y en el pelo una cinta de lazo, todo en color blanco. En la mano no llevaba los guantes tan monos que lucían algunas. A mi me tocaba llevar un rosario heredado, muy bonito, y un librito típico de comunión de tapas duras con un dibujo de un cáliz dorado y una hostia además de un pequeño candado para cerrarlo. Creo que lo guarda mi madre en algún cajón de su dormitorio.
Lo que no recuerdo es qué día fue, pero creo que un 15 de junio, no sé...
La iglesia de San Adrián estaba llena. Es una iglesia grande, pero ese día los papás también tenían que entrar...no valía quedarse fuera, no había excusa. De mi quinta un montón, unos doce o trece, todos niños. Las XX serían de la siguiente generación, en esta solamente XY: Ramón, Nacho, Alberto, Toñito, el otro Toñito, Alejandro...

 De las fotos se había encargado Pepe, el de Foto Pepe. Había pocas opciones para elegir fotógrafo y las cámaras de antes... ya sabéis cómo eran. Sacabas un par de fotos y luego rezabas para haber sacado las cabezas y las piernas a todos o haber puesto el flash.... Me las había sacado unas semanas antes cuando todavía se me notaban en la cara los granos de la varicela. !Qué fastidio! pero no había opción, si quería repartir los recordatorios el día "C" tenía que sacarme las fotos. Un día tendré que contar la cantidad de recordatorios con y sin foto que hemos ido guardando en el cajón de las fotos.

                                   Sobredosis de angelicales caritas y palabras celestiales

La verdad es que no sé si todavía se llevan los recordatorios (curiosa palabra para alguno que ni tan siquiera llevaba foto, eso si, eran mucho más baratos). Ahora imagino que será vía mail o guasap.

 Después de la ceremonia nos fuimos a comer al "Pedramea" a Feás. Los anfitriones ese día éramos mi primo Alberto y yo. La mitad de los invitados eran comunes.

El plato estrella de Maruxa do Pedramea eran las almejas a la marinera. Eso es lo que comimos. También carne asada...muy típico de comuniones, fiestas patronales, comidas de Sta. Cecilia, etc. Y por supuesto café, licores y tarta de comunión. No me acuerdo si era de bizcocho, pero seguro que blanca y con mucha nata...típico también. Igual de típicos eran los regalos de comunión. Los niños hacían colección de plumas "Faber-castell" y "Parker" !Qué envidia! Yo prefería las plumas. Bueno, eso es lo que pienso ahora, creo que antes estaba encantada con la nancy comunión, el joyero grabado con las letras: Rdo. de mi primera comunión, algo de dinerito y los portafotos de plata o brillantes que también eran colección de los niños porque, qué le regalas a un niño? es tan difícil...

Con los años los regalos se guardaron en un cajón, depués en una caja, luego se sacaron de la habitación, de la casa...y ahora dónde estará el cajón lleno de recordatorios de niños y niñas, muchos de ellos están celebrando estos días la comunión de sus hijos e hijas. ¿sigue abierto el Pedramea? ¿y Foto Pepe?