viernes, 11 de octubre de 2013

¿Polaquizándome?

Esta semana: 

 1- Desde hace un par de semanas doy clases de español en un cole de nombre impronunciable. El miércoles casi al principio de la clase se acercó a mi un niño con cara de "puedo ir al baño?" pero no sabía decirlo así que escribí en la pizarra:  

¿puedo ir al baño?

¡Qué gran fallo! aprovechando que la otra profe estaba fuera uno a uno me iban pidiendo: puedo ir al baño "proszę pani".

Cuando la mitad de la clase ya estaba fuera, una de las niñas al fondo de la clase me dice- proszę pani tilko trzy- que solamente hay tres, baños.

 Si, me la habían jugado
   



Por cierto vosotros en qué puerta del baño entráis, en la que tiene el círculo o en triángulo.
  
2- Qué difícil es el polaco y qué difícil es pronunciar los nombres de alguno de los niños. Una de las niñas se llama Zusia. Yo le decía algo parecido a Xuxa.  Pero, lllamó su madre si por favor intentaba pronunciar mejor el nombre de la niña porque tal como lo hacía le estaba llamando meadora... qué verguenza.

 Al final decidí llamarle Susana

3- Dos horas en la hacienda polaca con polacos hablando solo polaco. Y yo sin hablar nada de nada. A veces ya no sé si decir thank you, gracias o el dziękujemy que se escucha por aquí. Vaya lío.
Primero entendí que debía rellenar un papel. Bien, por ahora era fácil. El nombre, apellido, región, ciudad, etc.
Después me indicó una ventanilla y allá me fui con mi cara bonita y mis buenos días polacos. Un señor muy amable me hablaba, yo le hablaba.. y aunque parezca increíble nos entendíamos. Eso si, firmé un papel en polaco que antes tuve que transcibir a mi letra.
- Seguro que se estaban rindo de ti. Estarían dicindo, vamos a entreter a esta rapaza un pouco e facémoslle copiar un folio en polaco- me puteaba esta tarde Jose desde Recife

No lo sé pero salí con un papel en la mano

4- Marika me contaba por mañana el remedio polaco para curar mi resfriado otoñal.
- Lo mejor es tomar cerveza caliente (piwo grzane)
Pero, ¿me prometes que mañana estaré bien?
- si, claro me decía ella.
En el supermercado compras una bolsita de especias especiales para añadir a la cerveza (canela, jengibre, etc) y una cerveza mala. Mezclas todo y lo calientas sin dejarlo hervir.
Ella se lo tomaba por la noche y a la mañana siguiente estaba mejor siempre. También me dijo que si me tomaba tres, la mañana siguiente estaría muchísimo mejor.
Marika y si me tomo cuatro, ¿la mañana siguiente cómo voy a estar?
- To się nazywa kac

Y hoy todavía es viernes.
Disfruto Lublin porque encuentro que cada día es diferente. Cada momento es especial por ser único.

Mamá, Papá estoy muy contenta aquí, aunque hoy me hubiese gustado estar ahí con vosotros y con Jose y comer un trocito de esa tarta de galleta y chocolate que prepara mamá en todos los cumpleaños.

Mi madre y yo ya llevamos más de treinta y... juntas.

Un besazo mamá y 
Feliz cumple