martes, 25 de junio de 2013

el gorro de la invisibilidad


Como todos los inventos, este también nació un día cualquiera, sin buscarlo, puede ser que estuviese lloviendo, puede ser que fuese día de limpieza... La verdad es que no recuerdo cuándo ni cómo, solamente dónde, en el 3D.
Un día a la semana tocaba limpieza general. Teníamos un papel en la cocina con los turnos. Estaba pegado en los azulejos detrás de la puerta.

                Baños y pasillo Rocío
                Cocina Jose
                Salón Casás

Cada semana era diferente.
Bueno, he de reconocer que había semanas que ese día desaparecía del calendario y justo antes de que viniesen nuestros padres, los domingos... tocaba sesión de limpieza. A eso se le llama optimizar el tiempo. Otras veces recurríamos a alguna visita inesperada o..a algún curioso con ganas de ver el testaje del gorro de la invisibilidad...

Nadie sabía qué era...pero todos querían verlo

Jose, Casás seguro que os acordáis de las pegatinas de los yogures que acabaron pegadas en la nevera durante años... era imposible despegarlas.

 -Joder Rocío, paréceche bonito... a ver quén as despega ahora. (comentario de Jose al mes y algo de haberlas pegado)

- alaaa, xa lle estiveches argallando... ahora é peor... queda un cacho pegado e outro a medias... (al mes y algo y un minuto de habérmelo dicho)

 -Consuelo vai estar moi contenta... vai ter que cambiar a porta de nevera polas túas gracias (cuando nos marchábamos del piso)


La culpa sería de Dolores (la madre de Casás) por comprar esos yogures? La culpa o gracias a ella también, hoy en día, conocemos el gorro de la invisibilidad y no de Doraemon como dicen por ahí. Ella es la que nos proporcionaba la materia prima. 
Eso si, nosotros la fuimos mejorando: impermeabilización exterior, punto de luz, unas alas para avanzas y retroceder, marketing, adaptación a la cabeza... si, si, mucho y duro trabajo...




Pero, qué es el gorro de la invisibilidad? 

        ¿Qué poderes tiene?

mmm... es algo extraordinario, técnicamente perfecto. Los domingos por la tarde venía Dolores con la materia prima. A partir de ahí, estaba en manos de Casás el tener la base del gorro lista. El paso siguiente era probarlo.
La prueba era sorpesa, como los exámenes... y no siempre estabas preparado, a veces te pillaba comiendo, recuerdo una prueba que le tocó a Juanca un amigo de la casa. Creo que no lo olvidará, ni tampoco sus apuntes, ni su vaquero...

-Joder... estáis como putas cabras... locos, locos

Esta era la reacción normal... no esperaba la prueba, yo lo entiendo...es difícil de afrontar...en fin, nunca llueve sobre mojado  ;)

Después de probarlo, tocaba ver quién había pasado la prueba, quién había resbalado y quién se encerraba para poder enjuagar sus lágrimas...Si no recuerdo mal Jose solía quedar de los primeros, era rápido y tenía dos fuentes de energía, una más grande que otra, cerca de su habitación. Casás también tenía fuente de energía pero más pequeña... con lo que ralentizaba su lucha y yo.... yo tenía miedo.... a veces por las noches todavía me acuerdo de esas pruebas y me despierto sudorosa y temblando...
Con solo pensarlo... se me pone la piel de gallina (o como dicen en la tierra de Yey, el cutis de pollo)...no quiero volver a pasar por eso...





Lo siento...no puedo, otro día que me encuentre con más fuerzas os cuento qué y cómo es el gorro de la invisibilidad









N.del T: ¿Y la mitología qué nos dice?
Hades y sus otros dos hermanos olímpicos, Zeus y Poseidón, recibieron armas especiales de los cíclopes, como ayuda para su guerra contra los Titanes, correspondiéndole a Hades un casco de invisibilidad gracias al cual, la noche anterior a la primera batalla, logró introducirse en el campo enemigo sin ser visto y destruir las armas de sus adversarios, a quienes venció después de 10 años de guerra.