martes, 15 de octubre de 2013

Así son las cosas... en Lublin


Hace ya más de año y medio que vivo en Lublin.

Es una ciudad con una luz especial, la gente de todas las nacionalidades, es encantadora.
Sus paisajes son camaleónicos sobre todo en invierno y en otoño.
Cada día aprendo alguna cosa nueva y, a veces tengo miedo de olvidar cómo son y eran en Lacoru las cosas, cómo los sabores, los olores, las gentes, las costumbres y expresiones.


En Lublin me he encontrado que:
1- la llave inglesa aquí es francesa. Cambia el idioma para el mismo uso.

2- los DNI de aquí llevan el color de ojos (zielone= verde), la altura y la fotografía debe ser con cara seria y es imprescindible que se vea la oreja. Se renuevan cada cierto tiempo y su número cambia. Al contrario que el permiso de conducir, no es necesario renovarlo. Además solo aparecen el nombre de los padres, sin apellidos. Me contaba Jose el otro día que en Brasil solamente aparece el nombre de la madre.
3- las medias naranjas son medias manzanas (dwóch połówek jabłka).

4- las carreteras, drogas en polaco (autovías= drogi ekspresowe) se parecen a las jorobas de los camellos.

Tienen señales diferentes, el paso de peatones de niños se convierte en una niña con piruleta enorme. Enorme son todas las señales aquí. Otras muy típicas son las señales de peatones atropellados... común en estas carreteras de dos carriles y dos arcénes que son usados frecuentemente como un carril más, tal que a veces se juntan 4 coches y otras algún peatón. Estas señales indican los puntos negros y el número de muertos y heridos.

5- solo hay una tienda de chinos. Si, todavía no han llegado aquí.

6- hay una cadena de tiendas llamada Rossmann donde se venden sobre todo artículos de belleza. Es uno de los vicios de las chicas polacas. Las chicas son unos bellezones sin Rossmann también.
7- los niños desaparecen cuando llega la nieve y en "wiosna" salen de la nada.
8- la cerveza se toma caliente en invierno y con soki (jarabes y zumos de frutas) durante el verano y siempre con pajita para las chicas.

9- nunca he visto tantos pararrayos como aquí. Tocan a tres o cuatro por edificio
10- lo de la belleza está en el interior ocurre en parte de la ciudad vieja (stare miasto). Hay bares, restaurantes bajando escaleras y escaleras. Lugares recónditos donde pasar desapercibida, lugares con mucho encanto.
11- los pisos no tienen letras: primero derecha o primero C, aquí son números. Yo vivo en el 36.
12- harían falta podólogos y sobran abogados, médicos y los mejores dentistas dicen estar aquí aunque son de Taiwán, noruegos e indios. En mi edificio se alquila un piso para estudiantes de estas carreras y exclusivamente de estas nacionalidades, así reza el anuncio.
13- la gente corre hacia los pasos de peatones, yo también sobre todo en invierno. Esperar un verde es congelarse.
14- los semáforos deberían ser solo rojo y amarillo porque el verde es pocas veces seguridad al pasar... verde no significa pasa sin mirar más bien sería un pasar pero, cuidado que pueden venir de todos los lados.
15- comen poco y a menudo. Es frecuente verlos con botellas de agua y zumos por la calle. Beben infusiones a todas horas del día y de la noche. La vodka para ellos es nuestro café o copita de vino, social.
16- fuman electrónico y el tabaco se puede comprar en casi cualquier sitio, incluso en los supermercados. El de contrabando es ucraniano.
17- son puntuales y estudian tantos idiomas como cantidad de academias de idiomas existen... en cada calle una.

18-suelen ir a misa de 7, 11 y a cualquier hora. Los domingos con las mejores galas. En los cementerios hay siempre delante de cada lápida una especie de banco para sentarse a rezar.
Hay una señora vendiendo flores en la puerta y velas que permanecerán encendidas hasta que se agoten durante días. Por las noches la imagen es impresionante.

Pero lo más importante de Lublin son: Iza, Magda, Silvia, Lidia, Kasia, Mariusz, Marika, Alexandra, Pawel, Karina, Anna, Mati, el señor de hacienda, el tendero del mercado que me enseñó el nombre de las frutas, etc, y otros muchos nombres impronunciables que hacen que cada día sea más sencilla mi vida aquí.