lunes, 22 de abril de 2013

From Lublin to Dublín


   El día había comenzado. Los de allí se estaban tomando su Irish breakfast de huevos, salchichas, bacon, beans.... Para mí uno igual, un día es un día y este será muy largo. Las converse en los pies y a caminar. Salvo para amarrar los cordones y a la hora de comer, las zapatillas no tuvieron descanso. Para comer, un estofado de cordero un poco raro que me tuve que comer yo porque mi fish and chips se lo tuve que alquilar al que tenía al lado. Para beber, otra pinta. Y van 2.
  
  La tarde pasó entre monumentos hechos pubs, niños que hablan como a mi me gustaría, el inglés, mangas de camisa rendidas al sol, impropio de allí, eso dicen también de Ortigueira pero es tan cierto como una mentira.

  Y la fiesta se hizo dueña de la noche hasta las 11. Entre pintas intentábamos adivinar qué canción estaba versionando el chico de la guitarra.
  - Están ocupados? Pregunté a unos paisanos. 
  - No, podéis sentaros. 
  - Gracias. En primera fila en el templo de los pubs y con mi first religión a mi lado, vestido con pink polo.
  
Happy birthday to you..happy.. le cantamos a un grupo de señoras con poca edad de cumpleaños. Todas las miradas del pub se estaban preguntando cuántos años cumple?
  - Unos sesenta, sesenta y cinco. 
  - Si, están delgadas, monísimas, pero fíjate en los brazos. No hay manera de maquillarlos. Jaja...se atreven con todo.  
Hey jude! Qué buena elección. Se saben la letra, cantan, hablan con unos chicos que hay al otro lado de la ventana. Vaya con las señoras, se están ligando a unos mozuelos. El maquillaje disfraza las arrugas pero no los años vividos. Ellos no tenían edad ni para arrugas ni para maquillaje. Coquetean pero, hoy no. Las señoras han decidido continuar solas.

Allá voy. Me acerco al chico con guitarra. Le señalo una canción de la segunda hoja. Es de los Dubliners. Una muy divertida que habla de seven drunken. 
Ah, you're drunk,
you're drunk you silly old fool,
still you can not see




Esto me lleva directamente al despacho en Bergondo. Adam escuchaba la de los sombreros en su chiringuito, esta le encanta a mandi (cartel de ironía). Sonaba casi todas las semanas. A Adam le gustaba. Cuando era él el chico de la guitarra, nunca faltaban los Dubliners.
  -Ya la he tocado hoy, elige otra- le pregunté al guitarra. Mi opción b era un himno de los CCR. Have you ever seen the rain?
   - De dónde eres? 
   - Spain le dije.
   - Dime tu nombre. 
    - Rocío. Ro-cí-o.
La siguiente era una versión de Rihanna y antes de levantarse a recoger su guitarra y sus papeles empezaron los primeros acordes..
  Esta canción está dedicada a ro... miró para mí
  - Rocío... repetí un par de veces en alto.Ya todo el pub tenía sus ojos sobre mi...jajaja
Qué lujazo!los españoles de la mesa se pusieron a gritar y entre aplausos y un olé siguió la canción...
  
Dublin con sol










.