viernes, 5 de julio de 2013

Filosofía Máxima


La última vez que lo vi estaba cruzando el "puente verde" que hay en Alfonso Molina. Ya casi estaba abajo de todo, hacia la estación de autobuses. Cuando me dí cuenta de quién era, me giré... bajito y regordete, pajarita verde y gafas de pasta negra, iguales a las que se llevan ahora, tipo un, dos, tres. Era Maxi, nuestro profesor de filosofía en 3ºA.
Higinio, el cura que nos daba religión siempre decía que era la peor clase de todo el instituto. Éramos unos 28, tres o cuatro chicas y el resto, de lo mejorcito. Era el segundo año en una clase tan masculina.
Yo, estaba encantada...jejeje. Él sentía predilección por los susos:
 El de Cuiña, un dos eterno en religión
 Giz, otro dos
Cuando entraba Higinio por la puerta:
-"Jesús", Giz, de pé
A veces para evitar esos trámites, antes de entrar, ellos ya estaban de pie, en la pared del fondo. Y venía la pregunta de rigor:
-¿qué facedes de pé?

Se sentaban, pero poco duraban... creo que jugaban al:
Me pongo de pie. Me vuelvo a sentar... y con los...de Teresa Rabal.
Ellos eran los primeros, pero el recorrido lo seguián todos: Tito, Cuevas, Calvín, Dopico, Sande....todos. Recuerdo un día en segundo que nos quedamos sentadas solamente Mariana y yo. Hasta había puesto de pie a Rocío del Yermo, y Rocío y Cristina de O Barqueiro...El profesor seguía con la lectura de aquellos apuntes escritos a máquina. Yo creo que los míos no tenían ni un huequecito vacío para poder pintar más margaritas, cuadraditos, repasaba los títulos, las letras... así que bienvenidos los "malotes" de clase, al menos daban algo de vidilla...

Ellos para no perder el tiempo se ponían a dar saltitos
-¿qué facedes? decía el cura
-Estamos entrenando D. Higinio...
Qué risas...


La clase de 3ºA tenía ventanas con vistas a la Capelada.Muchas veces le decía a Nacho, a Oca, a Amador y a otros cuando se quedaban mirando por la ventana:
-claro.... a cabra tira para o monte...

Pero de Higinio me encargaré otro día... ahora estaba con Maxi...

Su filosofía nos ayudaba a pasar un buen rato, a nosotros y a Chefi (la profe de ciencias y casualmente ese año, también directora...) cuando nos observaba por la ventana que daba al pasillo, y eso que casi siempre la cerrábamos...pero no sé qué era peor... porque si la veía cerrada venía a clase y tocaba bronca...
Cerramos esa persiana y todas las demas. Llega Maxi, abre la puerta y se encuentra una clase oscura.
-Encended las luces... venga chicos, qué hacéis....
-Naaaaadaaaaa (voz de película de miedo) y movíamos la mesa, arrastrándo la silla hacia delante....
-Qué os pasa?
-Maxi, ya verás cómo los hipnotizo a todos-decía Nacho- y me hacen caso, ya verás. venga va...

voy a contar hasta tres. Y cuando diga tres os dormiréis sobre la mesa... uuuuno, dosssss y... tresssss
 -patapummmmmmmm-- se oyó un ruido unísono al golpear todos a la vez los brazos contra la mesa

-Ves Maxi (Oca lo había apodado Currito, un día que se le ocurrió afeitarse al estilo Bandolero Curro Jiménez) me hacen caso...


-Venga, parad... vamos a empezar la clase...
Nosotros seguíamos, estábamos todos compinchados... todos, los chapones, los mediochapones y los que no lo eran...
Pero como os decía antes... lo malo de 3ªA era la persiana del pasillo... pasó la directora y ya os imagináis....


 NT: cualquier parecido con la realidad, es mera coincidencia o cosa de meigas....






Otro día os cuento el embarazo fingido de Ana, incluía desmayo y padre que no se quería hacer cargo de la criatura...(ay qué ver.. y con lo que le gustan los niños! a ese "padre"), el único examen con Maxi, sus miedos, sus manías, sus pajaritas, y sus increibles dibujos... era un artista! os acordáis de los dibujos? y lo que me encantaba era el llamarle a todo con el prefijo maxi, así teníamos Maxi-sillas, maxi-mesas, maxi-alumnas, maxi-ventana, maxi-encerado...Maxi-