lunes, 20 de mayo de 2013

de santa poco...




-El lunes siguiente a Pentecostés-me dijo el cura de Ortigueira. Justo al lado de su casa, en el Cantón
(el equivalente a la serrano de Madrid, la real de los Ferroles o la Juan Flórez de la Coru).

Un día al terminar la clase de religión le pregunté cuándo era mi santo. Todo el mundo celebraba su santo: S. José, S. Ramón, Sta. Marta, incluso algunos tenían varios, S. Andrés, Nuestra Sra. del Carmen en julio, en agosto...hay tántas cármenes que han tenido que habilitar varios días en el santoral pero yo no tenía.
 
-Ah, vale, el lunes después de Pentecostés...
D. José  se despidió de mi con su típico apretón de mejillas y se marchó riendo camino de la iglesia.
Yo me quedé pensativa... mis 9 en religión no me habían servido de mucho... quizás la culpa la tenían las primeras páginas del Nuevo Testamento, obligatorio en sus exámenes.
Ya, y ahora me váis a decir que vosotros nunca habéis hecho chuletas en las primeras páginas....
                                        No me lo creo
Pues ya me véis en la Biblio buscando en las grandes enciclopedias, cuándo era el día ese... mi decepción llegó cuando vi escrito: No tiene un día fijo en el calendario.
-oh.. y entonces cómo iba yo a decirles a todos cuándo era mi santo. Si un año era un día, el otro, otro día... pensarían que me había inventado el día... No, no podía ser

Pero sí, asi era, así que desde hace muchos años todos los años reviso cuándo es domingo de Pentecostés y vualá el lunes siguiente estoy de santo.

                                                                          este año, es hoy

Por la mañana me he comprado un ramito de margaritas amarillas para celebrarlo.


ay Rocío