viernes, 24 de mayo de 2013

Con mucho arte mi arma!



     En media horita viene a buscarme María. Hemos quedado con Magdalena en la esquina de la Luwartoska para ir juntas al cole de Alberto. Alberto lleva aquí casi 3 años, es profe en un par de coles. Enseña geografía e historia en español. Se le conoce como el "cónsul" porque todo español que pise Lublin acaba conociéndolo, !mucho antes que al oficial!.

  Magdalena, nos dará una clase de flamenquito. A los polacos les encanta el flamenco, hay varias academias. Y al menos una vez al mes hay conciertos de flamenco.
Lo peor es que creen que por ser español tienes que saber flamenco...y muy a mi pesar, no es así.
Será la segunda clase que nos da. Y lo de cojo la manzana, la como y la tiro...naaaaaaaa de naaaaaaaa

Es mucho más complicado.


















María mientras, daba clase de bachata, merengue y salsa en el piso de abajo a un grupo de chiquillas.
  -Venga chicas.... ay que mover la cadera. Así... véis.... y los hombros dejar que se muevan.                    Ale una vez más desde el principio.  

 Magdalena estaba arriba en el aula 22. Luego intercambiaban las chicas.
En cuanto "medioaprendimos" a mover los pies hacia delante y atrás...


- Vale, pue ahora los brazos. Venga chicos que si es mu fácil.

Yo, o movía los brazos o los pies... nunca a la vez. Y esa pose... elegante, barbilla arriba...ufff.. imposible. Yo siempre mirando al suelo mirando de no tropezarme con la niña dalante o hacer calceta con mis pies.


Si la miras te preguntas... pero por qué a mi no me sale así... si parece fácil.




Creo que me debería haber llamado Maruxa y bailar muiñeira, es menos complicado, porque ser Rocío y no bailar sevillanas no tiene perdón, no os parece?